“Cuando los hombres callan, hablan las piedras”

Índice de Artículos & Videos

 

Español

Inglés

Publicidad

 

 

“¿Cómo se Salvó Capriles?”

.

 

..

Lo que ustedes están a punto de leer es SUMAMENTE GRAVE.  Léanlo con detenimiento y, sobre todo, con una mente bien abierta, sin apasionamiento  alguno.  Les está escribiendo uno de los supuestos actores de aquellos eventos que hicieron historia en nuestro país durante el mes de mayo de 2004.  Unos eventos que produjeron la llamada “Masacre de Daktari”, donde murieron, POR LO MENOS, más de 30 seres humanos, incluyendo a dos niños de 12 y 10 años, respectivamente… hijos de crianza de quien suscribe.

 

Unos eventos, que como ya hemos visto en repetidas circunstancias, que fueron indebidamente cubiertos por la gran prensa nacional, la cual manejó la información con sorna y jarana… de manera festinada, sin profundizar en los puntos más esenciales.  Sin cuestionar al régimen más allá de lo superficial.  Unos sucesos que les cambió las vidas a muchas familias, incluyendo la mía… y dejó INTACTAS las de otros: ¡incluyendo a Henrique Capriles Radonski!

 

Para aquellos lectores acuciosos, que son los menos, que quieran mayor información al respecto, les sugerimos que revisen los siguientes escritos y videos:

 

                                         Capítulo sobre Los Paracachitos de Daktari – libro “Cómo se Perdió Venezuela”, de Robert Alonso

                                         Video sobre las confesiones hechas por el entonces-fiscal general militar Eladio Aponte Aponte

                                         Serie (incompleta) “Un Miserable Engaño

                                         Trabajo publicado en el año 2010, titulado “El Comodín de la Infamia

 

Para aquellos que no necesitan de mayor información, que son los más, les haré un breve resumen de los hechos, ya que nuestra memoria es tremenda y exageradamente corta y muchos de mis lectores eran muy jóvenes entonces como para saber de qué estamos hablando.

 

En la madrugada del domingo 9 de mayo de 2004, Día de Las Madres, Venezuela se levantó conmocionada.  La noticia llegó a todos los rincones del mundo cuando el régimen de los Hnos. Castro en nuestro país, siendo delegado – para entonces – Hugo Rafael Chávez Frías (todavía presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela), anunció la supuesta captura en la Finca Daktari (de mi propiedad) de unos 130 supuestos-paramilitares colombianos, quienes – según el régimen – habían llegado al país unos 45 días antes y se habían entrenado en mi finca, con el fin de secuestrar cinco aviones F16, armarlos con bombas de 500 lbs, cada una, con las cuales bombardearían Fuerte Tiuna, Miraflores y el Aló Presidente donde Chávez estaría transmitiendo su acostumbrado programa dominical de aquellos tiempos.  Una operación que, suponemos, generaría cientos o miles de muertos y mayor número de mutilados.

 

Me encontraba, hacía unas semanas, en mi exilio de Miami, ya que se me buscaba por haber liderado La Guarimba que reventó el 27 de febrero y culminó el 7 de marzo del mismo año.  Unos “paramilitares” fueron masacrados en la finca, así como todos y cada uno de mis empleados, menos uno que logró escapar para contar la historia.

 

El régimen acusó a Henrique Capriles Radonski (en aquel entonces alcalde de Baruta), al Alcalde Mayor Alfredo Peña, al alcalde de El Hatillo, Alfredo Catalá; al entonces-gobernador de Miranda, Enrique Mendoza; a Orlando Urdaneta, Gustavo Zingg (financista maracucho)… unos cuantos altos oficiales de la Guardia Nacional y del ejército, a los altos comisarios de la Policía Metropolitana y a este servidor, de ser los cabecillas del macabro y criminal plan genocida, terrorista y golpista.

 

Hubo otros involucrados que luego fueron eximidos de culpa, como Oswaldo Álvarez Paz y Gustavo Cisneros, entre otros.  Este último se buscó de padrino al ex presidente Jimmy Carter y ambos se reunieron con Chávez para aclarar el asunto.  De ahí en adelante, la Organización Cisneros saltó la talanquera y comenzó a ser “permisivo” con el régimen.

 

Poco después, Enrique Mendoza se vio obligado a abandonar el país por varios años.  Orlando Urdaneta, Gustavo Zingg y Alfredo Peña terminaron en el exilio.  Lo mismo sucedió con Catalán, pero mucho después.  Dos altos oficiales (coroneles) de la Guardia Nacional fueron condenados junto a un capitán.  Los tres lograron fugarse de Gramo Verde, tras varios años de prisión, la misma noche en la que se fugó, de la misma cárcel militar, el sindicalista Carlos Ortega… desde entonces exiliado en el Perú.

 

La mayoría de los supuestos paramilitares fue apresada.  La mitad de ella juzgada, condenada y, luego de varios años, “perdonada” por el propio Chávez, en un gesto – según él – humanitario.  Los tres supuestos cabecillas colombiano apresados duraron días detenidos, no fueron juzgados y regresados ahí mismo a Colombia.  Como ya he dicho, para el 9 de mayo de 2004 me encontraba en el exilio de Miami, enterándome de los sucesos cuando llamé a mi madre por teléfono, temprano aquella mañana, para felicitarla por el Día de Las Madres.

 

Más o menos y a grandes rasgos, esa fue la historia… al menos, la que se contó a los medios nacionales e internacionales.  Para cuando, cinco días después, me reuní con unos abogados en Miami, los recaudos de prensa (tanto nacional como internacional), llenaron 14 carpetas gruesas de artículos escritos en todos los idiomas: ¡hasta en mandarín!

 

El entonces-jefe de la entonces-Disip (hoy Sebín), era el hoy-ministro de justicia y paz, el general Miguel Rodríguez Torres, quien comenzó a declarar a cada hora en los medios, involucrando – entre muchos otros – al entonces-alcalde de Baruta, Henrique Capriles Radonski.  Aseguraba que la policía de Baruta, municipio al cual perteneció originalmente la zona en la que estaba ubicada la Finca Daktari, custodiaba permanentemente el sector para evitar que los supuestos paramilitares fueran capturados.

 

Como yo había tenido grandes problemas con el Alcalde Catalán, llamé a Henrique Capriles por teléfono para preguntarle qué había sucedido y qué pensaba hacer él, ya que las noticias lo daban como uno de los jefes de aquella supuesta-operación.  Me dijo que todo era un gran montaje tendiente a deshacerse de personas incómodas de la oposición, como lo era yo… y los mencionados arriba (con la excepción de Catalán, quien estaba protegido por su padrino de bautizo, un general retirado que había sido o era el ministro de la defensa para entonces).  Le pregunté qué pensaba hacer él y me respondió que estaba a la expectativa, evaluando los acontecimientos.  Le dije que se cuidara y me respondió que lo estaba haciendo.

 

No me enteré de la masacre producida en mi finca hasta meses después, cuando pude contactar al único sobreviviente de aquella masacre.  Pero ya sabía que la finca estaba tomada y se había abierto al “soberano” para que la saquearan y, eventualmente, convertirla en polvo y escombros.  Todas las noches me sentaba frente al televisor para ver, por Globovisión, el saqueo y destrucción de mi hogar.

 

Todos y cada uno de los principales señalados, eventualmente, se vieron forzados a abandonar el país para siempre, con la excepción de dos personajes: Alfredo Catalán (quien terminó exiliándose años después por otros motivos que nada tenían que ver con el caso) y Capriles, quien era mencionado como uno de los cabecillas, incluso, por encima de mí… ya que supuestamente estaba subordinado a él y lo “único” que, supuestamente, había hecho había sido prestar mi propiedad, la cual – dicho sea de paso – era donde vivíamos, donde nacieron nuestros dos últimos hijos y crecieron los dos primeros.

 

Mucho NOS extrañó que Capriles no fuese indiciado en el proceso penal… que NI SIQUIERA fuese llamado a declarar; ni él ni algunos de sus policías.  Mucho NOS extrañó que se quedara tranquilo en su alcaldía y, todavía MÁS nos extrañó que siguiese tan campante su carrera hacia la gobernación.

 

Como ya mis lectores están cansados de leer (y de escuchar), en septiembre de 2007, nos llega un informe – supuestamente de la CIA – donde se nos asegura que Capriles había aceptado (en el año 2007) fungir de “candidato” presidencial para la FARSA ELECTORAL que terminó siendo el 7 de octubre de 2012.  Así lo publiqué en primera página del semanario que entonces dirigía, “Venezuela sin Mordaza”.

 

Cuando ya se dio a conocer la “victoria” de Capriles en las “primarias” de febrero de 2012 (administradas, por cierto, por el CNE… como para que Capriles no perdiera), el régimen comenzó a sacar la historia de los “Paracachitos” y, nuevamente, comenzaron a acusar a Capriles de haber sido uno de los principales indiciados en aquellos eventos.  Hasta un libro llegaron a escribir y a publicar en las semanas antes de la FARSA DE 2012.  Todo era muy extraño.  Si Capriles estaba involucrado, COMO LO ASEGURABA EL RÉGIMEN: ¿por qué lo dejaban ser candidato? ¿Por qué no lo metían preso? ¿Por qué, en su momento y cuando debieron hacerlo (como lo hicieron con muchos otros), ni siquiera lo indiciaron en el caso… ni siquiera fue llamado a declarar por encimita?  Claro, ya nosotros sabíamos que todo era un paripé, una farsa… un paro: ¡un cuento chino!

 

No fue hasta hace unos días, que todas las piezas del rompecabezas comenzaron a encajar… aunque todavía quedan piezas sueltas y perdidas o por encontrar.  El primer aldabonazo se dio cuando se descubre “El Acta de la Traición I”… luego vino “El Acta de la Traición II” y ahora, más reciente, el tema de la supuesta doble nacionalidad de Capriles.  Digo “supuesta”, porque no está probado – más allá de toda duda – que haya obtenido su pasaporte de la Comunidad Europea, como se asegura y se ha venido comentando desde hace ya un tiempo, aunque él no lo ha desmentido… a pesar de los centenares de TL’s que ha recibido en los últimos días, donde se le pide que aclare esa situación.

 

Lo que sí podemos todos, es hacernos muchas preguntas… muchas de las cuales se las podríamos traspasar a Capriles, para que él las responda:

 

1.    ¿No sería que Capriles solicitó su nacionalidad polaca en el año 2004, recibiendo el pasaporte de la C.E., supuestamente, en el 2005, para “curarse en salud” por si el régimen arreciaba sus acusaciones en su contra por los eventos de Daktari, sabiendo que Polonia no tiene firmado tratado de extradición con Venezuela?

 

2.    ¿No sería que para que no le destruyeran, como me destruyeron a mí y a muchos otros, pactó con el régimen y aceptó convertirse en el “gallo tapado” para la farsa que vendría en el año 2012?

 

3.    ¿No sería que en los meses ANTES de la farsa electoral de 2012, el régimen comenzó a apretarle las clavijas para que no hubiera caída… reviviendo así los eventos de Daktari donde según el régimen estaba involucrado?

 

4.    ¿No sería que bajo esta GRAN PRESIÓN, fue obligado a aceptar que sus apoderados ante el CNE firmasen el Acta de la Traición de fecha 5 de septiembre de 2012 y, más adelante, el Acta de la Traición de fecha 24 de septiembre del mismo año… 13 días ANTES de las “elecciones” presidenciales Capriles Vs. Chávez? 

 

5.    ¿No sería que por eso aceptó tantos abusos en el “proceso electoral” de 2012, como él mismo terminó aceptando?

 

6.    ¿No sería que por eso Capriles no ha sido lo suficientemente duro con Maduro… y se ha hecho el loco (hasta donde ha podido), con el tema de la doble nacionalidad de “El Colombiano”?

 

7.    ¿No sería por eso que ha aceptado llevar, NUEVAMENTE, a sus seguidores al próximo matadero electoral, SIN CONDICIONES ALGUNAS, para terminar legitimando así, el 8D, al CNE y – por ende – a Maduro como presidente LEGÍTIMO?

 

8.    ¿No sería por eso que aceptó la “pequeñita” diferencia entre Maduro y él en la farsa electoral del 14 de abril de este año, a pesar de que su propio asesor electoral, JJ Rendón, ha asegurado que la diferencia fue por más de UN MILLÓN DE VOTOS?

 

9.    ¿No sería por eso que Capriles ha asegurado – recientemente – que no hubo fraude en el Referéndum Revocatorio del 15 de agosto de 2004, a pesar de que su propio asesor electoral, JJ Rendón, ha asegurado lo contrario… y como lo han asegurado connotados profesores universitarios y el propio Eric Ekvall?

 

10. ¿No sería por eso que Capriles ha aceptado la participación bellaca, perversa, apátrida y traidora de la fulana “Comisión Técnica”, cuyo director – Roberto Picón – fue uno de los firmantes (junto a Vicente Bello) del Acta de la Traición I?

 

11. ¿No sería por eso que Capriles NO HA PROTESTADO (y ha aceptado), la participación (como segundo a bordo de la “Comisión Técnica), a Félix Arroyo, quien fuera la mano derecha de Jorge Rodríguez en el CNE, autor del descarado incremento del entonces-REP para la farsa electoral del Referéndum Revocatorio… uno de los firmantes del “Acta de la Traición II” y futuro testigo por la MUD de la próxima farsa electoral del 8D?

 

12. ¿No sería por eso que Capriles NO HA PROTESTADO (y ha aceptado), la participación como testigo en la próxima farsa electoral del 8D, a Vicente Bello, uno de los dos firmantes (junto a Roberto Picón) del “Acta de la Traición I”, quien – de paso – ya “explicó” por qué firmó esa acta?

 

13. ¿No sería por eso que Capriles se negó a responder las TRES PREGUNTAS que le pretendimos hacer en Miami, se hizo el loco y se limitó a asegurar (en la conferencia de Miami) que él no había firmado nada… sacándonos de la conferencia del 15 de septiembre de 2013 (en Miami) con la policía… y acusándonos de ser agentes del “gobierno”?

 

14. ¿No sería por eso que le ordenó a la policía de Miami que sacaran al periodista venezolano – Alejandro Marcano – cuando éste lo abordó para hacerle preguntas, luego de que sus lacayos le informaran que previamente Marcano había entrevistado a Roger Vivas, quien fue sacado del evento por la policía de Miami por recordarle a Capriles que aclarara lo del “Acta de la Traición I”?

 

15. ¿No sería por eso que Capriles persiste en asegurar que el 7 de octubre (a pesar de más de un millón y medio de votos potenciales provenientes de los “muertos” o electores fantasmas) NO HUBO FRAUDE y a pesar de asegurar que el régimen tiene la capacidad técnica (gracias al “Acta de la Traición I”) de inflar los votos del enemigo?

 

16. ¿No sería por eso que Capriles ha venido asegurando que jamás – antes del 14 de abril de 2013 –  ha habido fraude en los procesos electorales organizados por el régimen… a pesar de que ya cambió la tónica – “veladamente” – dejando ver que el CNE cantó correctamente los resultados en la pasada farsa?

 

17. ¿No sería por eso que Capriles ha asegurado que la intervención de las fuerzas armadas para poner orden en Venezuela (como sucedió el 23 de enero de 1958 frente a Pérez Jiménez) y sacar de Miraflores a un usurpador colombiano sería un golpe de estado?

 

18. ¿No sería por eso que Capriles aceptó todos esos ventajismos en AMBAS FARSAS ELECTORALES (7oct & 14abr), cuando debió haber hecho como la oposición chilena ante el plebiscito contra Pinochet?

 

19. ¿No sería por eso que Capriles, en lugar de emular a Alejandro Toledo cuando el fraude de Fujimori, mandó a sus seguidores a tocar cacerolas y a escuchar salsa?

 

20. ¿No sería por eso que Capriles le garantizó a los Hnos. Castro, que de haber ganado las “elecciones” de 2012, continuaría enviándoles petróleo… a pesar de haberle dicho a María Elvira Salazar que la razón por la cual los Castro se mantienen en el poder es por el petróleo que les envía el régimen venezolano?

 

21. ¿No sería por eso que Capriles aseguró en Colombia que no había pruebas en contra de los supuestos-narcogenerales venezolanos, quienes – según la DEA – conforman el llamado “Cartel de los Soles”?

 

22. ¿No sería que Chávez y el régimen de los Castro en Venezuela, estaban protegiendo a Capriles, cuando desestimaron el rumor sobre el tema de su supuesta-doble nacionalidad?

 

Capriles sabe, perfectamente bien, que el régimen es capaz de hacerle “un número ocho”, como ya se lo hicieron una vez cuando lo acusaron alegando aquel cuento-chino en torno a la “toma de la embajada cubana” en Chuao.  Además, todo el país conoce cómo han condenado a 30 años de prisión a unos comisarios que nada tuvieron que ver con la “Masacre de Miraflores”.  El propio ex magistrado (y ex fiscal general militar durante los eventos de los “Paracachitos de Daktari”) Eladio Aponte Aponte, así nos lo corroboró en sus declaraciones dadas a la llegada a su exilio.  En mi pueblo dirían que el régimen tiene a Capriles “agarrado por los huevos”.  Es eso… o se ha vendido al régimen gratuitamente, a cambio – tal vez – de la piche gobernación del Estado Miranda.

 

En todo caso, creo que tiene mucho que aclarar… ¡y pronto!  Él mismo es partidario de debatir sobre el tema que sea.  ¡Vamos a debatir sobre este tema!  Pero ya vemos que no tiene la voluntad política ni los cojones para hacerlo.  Mientras tanto, llama al voto frente al mismo CNE y ante el mismo escenario fraudulento que le privó a la mayoría de los venezolanos salir de esta pesadilla eterna.

 

Ustedes tienen la palabra,

 

Robert Alonso,

Miami 28 de octubre de 2013

 

 

 

Índice de Artículos & Videos de Archivo Semanal

 

 

.